Se conoce como República de Weimar a un período histórico acontecido en Alemania desde su derrota tras la Primera Guerra Mundial hasta el año 1933. Éste, estuvo caracterizado por la gran inestabilidad política y social del Deutsches Reich (Imperio Alemán), y en él se sucedieron intentonas golpistas y revolucionarias que en última instancia favorecieron la ascensión de Adolf Hitler y su nuevo partido.

Esta ascensión se hizo efectiva el 5 de Marzo de 1933, año en que, tras la celebración de las novenas elecciones parlamentarias al Reichstag el neonato partido Nazi obtendría el 43,9% de los votos (17.277.180 votos), más del doble que Otto Wels, del partido Socialdemócrata de Alemania (SPD).

Con un total de 277 escaños, suficientes para gobernar y por tanto para legislar, el nuevo partido nazista tomaría una serie de medidas, entre ellas una fundamental para el mundo del vuelo a vela, la fundación de un Instituto alemán de Investigación del vuelo sin motor, el DFS (Deutsche Forschungsanstalt für Segelflug).

Los antecedentes de este instituto de investigación se encuentran en una asociación pionera de planeadores, datada en 1925, la Rhön-Rossitten Gesellschaft (RRG) de Darmstad, nacionalizada en el año 33 para concentrar toda la actividad del vuelovelismo alemán.

Acrobacias con la réplica del Habicht construida por la familia Zahn

Acrobacias con la réplica del Habicht construida por la familia Zahn

A partir de entonces, la DFS inicia su andadura con la idea de investigar y producir planeadores de formación para las Juventudes Hitlerianas y la Luftwaffe (ver artículo “Inicios del Vuelo a Vela”).

Es en el seno de este contexto histórico en el que nacerá el planeador protagonista de este artículo, el conocido como DFS Habitch (Azor).

Dfs_rhoensperber

DFS Rhönsperber, del que es heredero el DFS Habicht

Diseñado en 1936 en las instalaciones de la DFS por Hans Jacobs como el primer velero puramente acrobático de la historia, tomó la forma alar (conocida popularmente como de gaviota) de su exitoso y anterior modelo de planeador, el DFS Rhönsperber, recibiendo además su nomenclatura de un ave con una gran movilidad y capacidad de maniobra, características que desde la antigüedad la convirtieron en predilecta para cazar en los densos y oscuros bosques alemanes, el Azor.

El Azor (Accipiter gentilis), ave en honor de la cual recibe su nombre el Habicht

El Azor (Accipiter gentilis), ave en honor de la cual recibe su nombre el Habicht

A continuación, las especificaciones técnicas del modelo:

Envergadura: 13,60 m.
Longitud: 6,58 m.
Superficie alar: 15,82 m2.
Longitud: 11,70.
Peso en Vacío: 250 kg.
Peso máximo: 350 kg.
Carga Alar: 22.15 kg / m2.
Perfil: GO 420/693 ir.
Velocidad crítica: 57 km / h.
Velocidad máxima: 420 km / h.

goe676Hasta este momento, el desarollo de planeadores se había centrado en mejorar la aerodinámica de los modelos, sin embargo, Jacobs y su Habicht dieron un giro a la tendencia general, sentando las bases para un nuevo tipo de modelos cuyos diseños se centraran en conseguir una maniobrabilidad inusitada hasta entonces, con una resistencia estructural suficiente como para soportar grandes velocidades y por tanto, una carga alar muy alta.

El resultado fué un glider monocasco “todo madera” de 13,60 metros de envergadura, con cuadernas ovoides que conformaran un fuselaje enchapado en CTP.

 

 

habicht_doret

Reconstrucción del Habicht por parte de la familia Zahn

Construcción de una réplica del DFS Habicht

img_5819

Para mediados de los años 30 la prosperidad y el pleno empleo habían vuelto a Alemania, olvidando los duros años post “Tratado de Versalles”, siendo el reflejo y punto álgido de este momento los Juegos Olímpicos de “Berlin 1936”. Para entonces, ya habían sido puestas en servicio cuatro unidades del DFS Habicht, de esta forma se daba propaganda a la espectacularidad de las nuevas medidas tomadas por el gobierno Nazi. ¿De qué manera?: los pilotos Hanna Reitsch y Heinz Huth, a los mandos de diferentes DFS Habicht impactaron a un estadio olímpico entregado con sus acrobacias, incluyendo el aterrizaje en el cesped central.

 

Estas exhibiciones no solo tuvieron lugar en Alemania, sino también en zonas tan alejadas como Cleveland (EEUU) para la National Air Races, festival celebrado en septiembre de 1938.

Vista satelital del Aeropuerto Hopkins, Cleveland.

Vista satelital del Aeropuerto Hopkins, Cleveland.

Dicho festival aeronáutico estadounidense consistía en pruebas de velocidad entre diferentes modelos de aviones, en circuitos delimitados y utilizando pilones artificiales como meta; celebrado entre los años 1920 y 1949, sirvió como campo de pruebas y catalizador de los avances anuales en el mundo de la aviación, posibilitando además la innovación en tiempos de Paz.

Un año más tarde, en 1939, y con el inicio de la guerra, el uso de la gran mayoría de planeadores escuela había caído en desuso. Es en este desuso en el que podría haber caído el DFS Habicht, sin embargo, y gracias a la transformación a la que fué sometido, no solo no desapareció, sino que se convirtió en modelo de pruebas y apoyo del nacimiento de uno de los aviones más arriesgados e innovadores del aparato bélico Nazi, el Me 163 KOMET.

Messerschmitt Me 163B

Éste Messerchmit fué un avión impulsado por cohetes y diseñado por Lippisch (ver artículo “Opel Rak”) para la Segunda Guerra Mundial. Con un diseño revolucionario, fué el primer caza en entrar en servicio, llegando a alcanzar en 1944 la friolera de 1.123 km/h. Sin embargo, y a pesar de derribar una decena de aviones aliados, no era efectivo ya que, en su esencia, era un planeador impulsado por cohetes pero por su excesivo consumo, poco duradero durante el vuelo.

Incluso con su elevada velocidad para la época y su pesado armamento, era un avión extremadamente peligroso, con más deficiencias (graves) que virtudes.

Una de estas deficiencias, muy problemática para los pilotos, era el momento del aterrizaje. Con un combustible altamente inestable y una maniobrabilidad cuanto menos complicada, en ocasiones los aterrizajes se convirtieron en mortales tras un plácido vuelo y en excelentes condiciones meteorológicas. Sirva de ejemplo el percance del oficial de la Luftwaffe Rudolf Opitz que, tras perder sustentación e intentar aterrizar sobre el vasto patín ventral acabó con la columna vertebral gravemente dañada, obligandose a permanecer en cama hospitalaria por casi dos años. Además, era bastante habitual capotar al aterrizar, lo que según las crónicas, provocaba formidables explosiones.

 

Heinkel HE 162

Heinkel HE 162

La manera de acostumbrar y formar a los pilotos para el aterrizaje no solo del Me 163, sino también del Heinkel He 162 fue la comentada transformación de nuestro DFS Habicht en el conocido como “Stummel Habicht”.

Stummel Habicht. En línea discontinua cada una de las medidas de los tres modelos diseñados en 13, 8 y 6 metros respectivamente.

Stummel Habicht. En línea discontinua cada una de las medidas de los tres modelos diseñados en 13.60, 8 y 6 metros respectivamente.

Stummel Habicht en pleno vuelo

Stummel Habicht en pleno vuelo

Existieron dos versiones modificadas del “Stummel Habicht” especialmente enfocadas para el aterrizaje a altas velocidades (el Me 163 lo hacía a 200 km/h). La primera versión contaba con una envergadura de 8 metros, que por las altas exigencias en el aprendizaje y con el pasar de los meses se redujeron a 6 metros, convirtiendo al DFS Habicht en un planeador (ya sin sus famosas alas en forma de gaviota), más nervioso, más veloz y con una considerable menor estabilidad, pero con la ausencia del peligro derivado de los motores del Komet, favoreciendo así la preparación de los pilotos para el aterrizaje de un caza, el Me 163 Komet, que tenía los días contados.

 www.VueloyVela.com