En la frontera entre los estados alemanes de Baviera, con su famoso castillo de Luis II, el Neuschwanstein, Hesse, con capital en la termal Wiesbaden y Turingia, se levanta la Reserva de la Biosfera del Rhön. Formada por un sistema montañoso, el más alto de Alemania y con una superficie total de 184.939 hectáreas, cuenta con una serie de crestas montañosas, una de las cuales, sin duda la más famosa, es la mítica WASSERKUPPE, cuna de invenciones aéreas, campeonatos, lugar de accidentes y mirador aventajado hacia los vientos.

Colina de Wasserkuppe

Colina de Wasserkuppe

Wasserkuppe, como la mayoría de formaciones geológicas del Rhön, se origina hace aproximadamente 20 millones de años fruto de severas erupciones volcánicas. Claro ejemplo de ello son las columnas basálticas de la zona, típicas de este tipo de roca magmática.

Columnas basálticas en la zona del Rhön

Columnas basálticas en la zona del Rhön

Lugar de ricos pastos para el ganado, fue ésta ladera una de las preferidas por excursionistas y cazadores, de hecho, la primera construcción que se realice será una cabaña de madera datada en 1879 y costeada por el Rhönclub, una asociación de senderistas; de esta forma, se proporcionaba refugio contra las inclemencias meteorológicas. Poco a poco, Wasserkuppe se convierte en lugar de esparcimiento y en 1884 ya cuenta con un Restaurante propiedad de Karl Cantar que permanecerá abierto en los meses de verano.

Sin embargo, la histórica ladera no cobrará importancia para el mundo del vuelo sin motor hasta 1911. Es este año en el que se convierte en punto de reunión para los jóvenes estudiantes de la ciudad de Darmstadt, en el estado de Hesse, actual sede del Centro Europeo de Operaciones Espaciales de la ESA. Es en esta fecha en la que los estudiantes deciden, por primera vez, pasar las vacaciones estivales aprovechando las ascendencias orográficas de Wasserkuppe con sus planeadores tipo Lilienthal.

384901859-wasserkuppe-prototype-trying-to-fly-glider-sailplane388998329-wasserkuppe-prototype-trying-to-fly-glider-sailplanePrototipos sobre Wasserkuppe

 

¿Pero, dónde y cuándo se construyen estos frágiles planeadores quasi parapentes?

Corría el año 1909 y un joven ingeniero alemán, de Frankfurt, posteriormente conocido como el “Padre del Rhön”, decide formar un equipo para crear, investigar, divulgar y disfrutar del vuelo a vela. Este personaje será Oskar Ursinus, figura fundamental para la historia de la aviación no solo por sus tempranas aportaciones en lo que a construcción de planeadores se refiere, sino también por crear el primer club de vuelo sin motor de Alemania y la primera exhibición aérea internacional del país, ambos en Wasserkuppe.

El grupo estaría formado, como ya hemos señalado, por estudiantes en su mayoría de la escuela técnica de Darmstadt, que tras estudiar la teoría de Otto Lilienthal y sus intrépidos experimentos, se lanzan a la construcción de sus propios planeadores. Será de hecho Ursinus la primera persona en volar con éxito un parapente desde los acantilados de Wasserkuppe.

IMG_2765

Desde este momento, los frágiles e iniciáticos planeadores fueron evolucionando, y para 1913 los esfuerzos, estudios y experimentos de los pioneros de Wasserkuppe comenzaron a dar sus frutos con un vuelo de un minuto y 52 segundos a lo largo de 813 metros.

Como explicamos en el primer Post de nuestra web, “Inicios del vuelo a vela”, la Primera Guerra Mundial arrasa con todas las actividades aéreas y, tras el Tratado de Versalles se firman una serie de limitaciones para Alemania. Dentro de éstas se encontraba la ya conocida prohibición de construir aviones a motor, por lo que la industria aeronáutica en ciernes se vuelca en el vuelo sin motor. De hecho, en tiempos del Nazismo el vuelo a vela se convierte en deporte nacional.

Pasada la guerra, la figura de Ursinus y sus pupilos cobraría aún más importancia. Entre el 15 de Julio y el 15 de septiembre de 1920, Ursinus organizaría el Primer Concurso de Planeadores y Vuelo a Vela, haciendo incapié en las enormes posibilidades que brindaba Wasserkuppe para este cometido. Las marcas conseguidas no fueron del todo rompedoras, sin embargo, fruto de las reuniones de los aficionados, pilotos, técnicos e investigadores surgiría el que dicen, fue el modelo para todos los planeadores modernos: el “Hannover H1. VAMPYR”.

Sello conmemorativo de la Deutsche Bundespost

Sello conmemorativo de la Deutsche Bundespost

Contando con el apoyo del profesor Albert Proell, el Vampyr fué diseñado por Hans George Madelung, ingeniero aeronáutico alemán que en 1937 se uniría al partido Nazi siendo, durante la Segunda Guerra Mundial uno de los investigadores del proyecto V1 junto con Wernher Von Braun.
Fabricado por la compañía “Hannover Coach and Carriage Works (HAWA)” en madera contrachapada con planos alares entelados, poseía un fuselaje bastante simple, con caras planas y con un claro y extraño aspecto romboidal si lo observáramos de perfil.

Hannover_Vampyr_overhead Hannover_H-01_Vampyr_1921_3v

Si este modelo captó una gran atención y ha perdurado en los albores de la historia aeronáutica es sin duda, aparte de por sus logros en vuelo, por su diseño. Y es que, introdujo una importante innovación que sería utilizada con posterioridad por gran cantidad de modelos: la utilización de un sólo mástil, una sola viga en el interior del ala.
El uso de monoplanos se había convertido en un acierto para aumentar la tasa de planeo en el vuelo a vela, sin embargo, las alas eran muy vulnerables a la torsión por lo que, las costillas de las mismas eran atravesadas por dos vigas centrales. George Madelung con la supervisión del profesor Proell decide eliminar una de las vigas en su nuevo modelo, liberando así un importante peso al modelo. Para evitar la torsión alar decide, por primera vez, entelar con gran fuerza y rigidez las alas desde el borde de ataque con lo que ésta absorvería parte de la tensión y las cargas estructurales.

Hawa Vampyr

Vista del tren de aterrizaje del Vampyr

Finalmente, las alas se situarían en la parte superior del fuselaje, y bajo éstas, la cabina del piloto. El VAMPYR utilizaba un original tren de aterrizaje, no con ruedas, no con patín, con bolas.

A continuación, especificaciones técnicas del modelo:

Longitud: 12,60 m
Envergadura: 5,54 m
Superficie alar: 16,0 m²
Airfoil : Göttingen 441
Peso en vacío: 120 kg (265 lb)
Peso bruto: 195 kg (430 lb)
Carga alar: 12 kg / m²

El Hannover H.1 Vampyr participará en la Segunda Competición de Planeadores y Vuelo a Vela de Wasserkuppe en 1921 (recordemos que la primera edición se inauguró en 1920). A pesar de ser para entonces el mejor planeador de la ladera, no se llegó a elevar y sufrió un accidente a los mandos de Arthur Martens, recibiendo tan solo el premio a la innovación por su ala revolucionaria. Tras las reparaciones en la misma Wasserkuppe, para septiembre ya había recorrido 7,5 km en un solo vuelo.


Al año siguiente, en 1922, con unas pequeñas mejoras, superó a todos los presentes con un vuelo de 3 horas y 10 minutos. ¿El motivo? Una nueva forma de volar: Arthur Martens se convirtió en el primer piloto de planeador en usar una corriente ascendente a lo largo de la ladera de la montaña para permanecer en el aire durante un largo período, en vez de simplemente, deslizarse ladera abajo.
Durante largo tiempo, todos los planeadores monoplanos de ala alta se conocieron como “de tipo Vampyr”.

El concurso continuó celebrándose, para 1924 se construye a instancias de Ursinus la primera casa para el club de Vuelo a Vela de Wasserkuppe, además, consigue convencer al Secretario de Transporte Aéreo de la nación para transformar el club en una organización de investigación financiada por el estado. La petición fué aceptada y teniendo como director a Alexander Lippisch podemos decir que prácticamente todos los ingenieros aeronáuticos y pilotos de entre 1920 y 1930 pasaron el tiempo de construcción, pruebas y vuelos en Wasserkuppe.

Lilienthal Haus

Lilienthal Haus

Para 1930, el concurso se había convertido en cita obligada internacional, no solo para pilotos europeos, sino también estadounidenses.

Finalmente, en la década de 1930 se construyó en ésta mítica ladera el “Ehrenhalle”, una gran sala con puertas de bronce y cristalera de vidrio coloreado. En su interior, una figura broncínea de Otto Lilienthal acostada en su tumba. En definitiva, un monumento a todos los pilotos muertos durante los albores de la aviación. En el monumento reza una inscripción:

“Opfer mussen gebracht werden/ Hay que hacer sacrificios”

www.VueloyVela.com