En este post voy a explicar cómo podemos realizar de manera sencilla y económica un asiento y los cinturones de cinco puntos de anclaje típicos de aviación. Además también pondré unas imágenes de cómo he realizar la palanca de mando.

Los materiales que necesitaremos para el asiento son: poliestireno extruido (podeis encontrar planchas por 3 euros en Bricodepot, Bricomart…o cualquier polvero), masilla, vela de fibra de vidrio, resina de poliester y Spray Blanco.

El tema de la fibra de vidrio es como todo, si quieres un resultado perfecto tienes que haberla trabajado antes y ser muy fino, aplicar ceras desmoldeantes, gelcoat, etc. En mi caso no busco la perfección sino más bien un resultado decente para un lugar del avión que apenas se verá.

Comenzamos. La espuma de poliestireno la he usado para tallar el asiento. Lo que he hecho es pegar dos trozos dandoles un alguno de unos 110 grados. Una vez seco tallamos el interior del asiento para darle cierta curvatura.

A continuación, lo que debemos hacer es enmasillar. Es importante que sea una capa fina pero uniforme, de manera que la resina de poliuretano que apliquemos a posteriori no penetre en la espuma o no lo haga de manera desigual. Una vez seca la masilla lijamos con grano fino para no comernos demasiado y dejarlo lo más pulido posible.

Cuando el resultado sea el deseado nos ponemos manos a la obra con la fibra de vidrio. Que quede claro que este no es un trabajo profesional. Si consultais páginas especializadas en trabajos con fibra de vidrio vereis que tiene un proceso mucho más complejo y costoso, sin embargo, de esta forma sacamos adelante los elementos que queremos sin demasiado gasto en materiales y tiempo.

Algo importante a la hora de usar resinas es trabajarlas en exterior y protegerse bien, tanto las vias respiratorias como piel, manos y ojos.

Para el asiento he usado velo de fibra de vidrio. Ésta se usa como primera capa antes de la malla de fibra de vidrio, sin embargo, yo la voy a utilizar para todo. El proceso es sencillo: aplicamos la resina mezclada con el catalizador sobre el velo y repetimos el proceso en dos o tres capas. Una vez seco podemos lijar para quitar imperfecciones. Cuando el resultado sea el deseado pintamos con Spray Blanco Brillante.

Existe un material llamado Gelcoat que da un acabado mucho más pulido y brillante, pero como dije antes, es más costoso. El susodicho es el que se usa para los cascos de los barcos. Yo para este asiento en concreto utilizaré el citado Spray.

Nos ponemos con los cinturones. Los materiales que necesitamos los podéis encontrar en cualquier bazar o mercería: tirantas de sujetador (preferiblemente color carne), broches metalicos y algo de pintura. Para la pintura he usado esmalte color aluminio de Mr.Hobby. En mi opinión es mejor que uséis esmalte porque agarra mejor y por tanto aguanta más.

En la siguiente imagen os he dejado los precios para que veais el coste total: 1,80 Euros.

El proceso es sencillo. Deberemos recortar los tirantes a la medida deseada pero dejando siempre dos ganchos libres, uno en la parte superior del tirante y otro en la inferior. De esta forma podremos enganchar el cinturón al asiento y al broche metálico, como en los cinturones reales.

El siguiente paso es realizar los orificios necesarios en el sillón que hicimos antes e introducir los ganchos. Así mismo tendremos que introducir el extremo contrario de cada tirante en el broche metálico. Una vez realizado esto, nos dedicamos a pintar en color aluminio y damos una capa de Barniz Acrílico Mate a los tirantes.

No me extiendo demasiado con esto de los cinturones porque no hay demasiado que explicar. Como dije, pretendo que esto sea algo muy sencillo y al alcance de cualquiera. El resultado es muy bueno, sobre todo teniendo en cuenta el precio de comprar un juego ya hecho de cinturones para nuestros modelos.

Por último, con los restos de un kits de plástico que tenía por casa he hecho la palanca de mando. Los materiales: restos de plástico, cinturón de señora de cuero, pintura y palo de plástico de un chupachups.

Lo que he hecho basicamente es utilizar el palo de plástico como mástil del mando y colocar dos círculos para albergar y frenar el cuero, que es donde iría la mano del piloto.

Posteriormente le damos una mano de pintura blanca al mástil y negra al resto de elementos. Podemos adornar con calcomanías y ensuciar un poco el conjunto con una mezcla de aguarrás y oleos.

Os enseño el resultado final en el Ka8B 3500mm. Como veis, con materiales económicos y algo de imaginación, podemos equipar todo un cockpit y lo mejor… disfrutar haciéndolo.